Trayendo el cielo a la tierra

¿Cómo activamos nuestro Corazón Crístico?

Seguramente te estás preguntando por qué  llamamos a nuestro corazón “crístico”. 


Y es que no sólo nuestro corazón, nosotros mismos y cada una de nuestras células posee energía cristina o prístina (una partícula muy luminosa creadora de todo el universo),  la energía orígen de la Totalidad. 


O lo que los maestros ascendidos  llaman la partícula electromagnética creadora del Todo. Lo que ellos llaman AMOR. 


Cuando activamos nuestro corazón crístico nos expandimos y traemos el Cielo a la Tierra . 


Conectamos con nuestro espíritu para desde ahí entender que nos integramos con el Todo, sin diferencia.


Iniciamos para eso un proceso de depuración en el que trabajamos 4 ámbitos, entendiendo que somos seres integrales:

El Mental, o EGO (observando cuáles son mis creencias limitantes y pensamientos negativos haciéndonos cargo para cambiar)


Emocional (depurando y eliminando vestigios de emociones negativas para  alcanzar una madurez emocional , reconociendo de dónde viene cada emoción)

Físico (sanando nuestro cuerpo alineando mejor nuestro sistema inmunológico y nervioso, aprendiendo a escucharlo)


Energético (como estamos recibiendo más luminosidad y para que se integre esa luz internamente en todas nuestras células, debemos expulsar lo que no nos sirve. Tomamos medida respecto de nuestras sombras y oscuridades, haciendo que el trayecto que tengamos que hacer de pasar por esta oscuridad sea más profundo, pero a su vez, más rápido de trascender)  



Cuando trabajamos estos 4 elementos (mente, emoción, cuerpo y energía) entramos en coherencia con nuestro Ser para poder avanzar en nuestra evolución espiritual.


¿Te atreves a dar este salto cuántico en tu Vida?